El misterio de lo retro no siempre viene de contrabando al perseguir una gloriosa época. Sin embargo, rara vez se delata aquella luz que devuelve a la vida al moderno Prometeo y nos deja con la boca abierta al verlo caminar frente a nuestras narices. Otras veces, aquel intento es solo eso: admiración, un simple y sencillo amor por lo clásico y sus sonidos.

No acercar a este género la propuesta de Cuervos sería equivocado. El cuarteto quiteño explora sonidos surf rock instrumental, country, rockabilly, jazz rock y alternativo.

La agrupación hace su debut con un álbum de título homónimo que contiene diez temas. La irregularidad notable en sus composiciones, la oscuridad de su temática y aquella traviesa palpitación rítmica a lo largo del álbum, nos remiten justamente a la naturaleza omnívora del ave.

Quito es el auditorio de muchas propuestas relevantes y es justo aquí donde este proyecto se enraizó hace cuatro años. Cuervos ha invertido gran parte de ese tiempo persiguiendo un sonido característico que conserve la esencia de aquella guitarra sesentera, para combinarla líricamente con personajes ignorados, cuentos dudosamente ingenuos; imperfección, expiación y redención:

“Luz de sol que va arrastrando sombras lado a lado,
Pájaros anidan sobre un árbol que desnudo acogerá
Frutos malogrados”

Sin ocultarse detrás de recursos enigmáticos, la banda logra que el relato verbal de cada canción tenga peso por sí mismo, en un contexto auditivo que cierra bien el concepto. Cuervos describe paisajes urbanos y rincones olvidados sin ser específicos, habla de seres alucinantes y perros callejeros. Bien puede ser Quito, bien puede no serlo.

Cuervos grabó su disco homónimo en poco menos de un mes. Mientras tanto, no han perdido el tiempo para sumar nuevas composiciones a su lista de “imprescindibles” y añadir pinceladas frescas a su trabajo. Se trata de explorar y ver qué tan lejos llega el agujero del conejo. Y sí, tal vez ahora sean más conscientes de lo que son, pero al intentar hacer una cosa es probable que ya estén pensando en lo contrario.

El álbum fue producido y pulido por varios oídos críticos y con aquello que suele darse en un primer disco: ímpetu.

Como primer single de adelanto de su álbum, Cuervos lanzó Juan Cuatrero con un video producido por Urband Colectivo Independiente. Mientras tanto, la banda ha interpretado en caliente y es ahí, en escena, mientras exploran estas abstracciones que aquellas sombras emplumadas logran desprenderse del suelo.

CD CUERVOS

10 USD

Producido y Mezclado por: Daniel Pasquel en “La Increíble Sociedad”.

Mastering: Ariel Lavigna

Músico Invitado: Daniel Herrera

Diseño de Tapa: Mantis Comunicación Persuasiva

2012

Contáctanos

Para ampliar información o agendar una presentación.

Nombres (requerido)

Correo (requerido)

Tema

Mensaje